Skip to content


La Filatelia es cultura: “Las fábulas de Esopo (II)

Hoy continuamos refiriéndonos a la filatelia como cultura, utilizando la serie de estampillas emitidas en 1987, por los Correos de Grecia, en una emisión postal denominada “Fábulas de Esopo”.

Los historiadores afirman que las fábulas surgieron cuando los esclavos grecorromanos dedicados a la pedagogía buscaban transmitir nociones éticas a los pequeños. Estas instrucciones respetaban la moral pagana e indicaban que las virtudes naturales de las cosas no podían cambiarse.

Las Fábulas de Esopo

Por la mención que hace de ellas el historiador Herodoto, se sabe que las Fábulas de Esopo eran muy populares en la Grecia clásica, afirmación atestiguada también por Platón y Aristófanes.

Conocer a Esopo nunca fue un privilegio de letrados: además de divulgarse oralmente, sus fábulas se utilizaban como Primer Libro de Lectura en las Escuelas.

Esopo

FotoEsopo1959 (De la Serie Pintura: Diego Velásquez de Silva 1599-1660 que consta de 10 estampillas emitidas por los Correos de España en 1959).

Se dice que Esopo fue esclavo de Janto de Samos, un filósofo muy reconocido, que le dio la libertad.

Debido a su gran reputación por su talento para la fábula, Creso, último Rey de Lidia, de la dinastía Mermnada, lo llamó a su corte, lo colmó de favores y lo envió después a Delfos para consultar el oráculo y para ofrecer sacrificios en su nombre y distribuir recompensas entre los habitantes de aquella ciudad.

Irritado por los fraudes y la codicia de aquel pueblo de sacerdotes, Esopo les dirigió sus sarcasmos y, limitándose a ofrecer a los dioses los sacrificios mandados por Creso, devolvió a este príncipe las riquezas destinadas a los habitantes de Delfos.

Esopo55. La zorra y el cuervo gritón

Un cuervo robó a unos pastores un pedazo de carne y se retiró a un árbol.

Lo vio una zorra, y deseando apoderarse de aquella carne empezó a halagar al cuervo, elogiando sus elegantes proporciones y su gran belleza, agregando además que no había encontrado a nadie mejor dotado que él para ser el rey de las aves, pero que lo afectaba el hecho de que no tuviera voz.

El cuervo, para demostrarle a la zorra que no le faltaba la voz, soltó la carne para lanzar con orgullo fuertes gritos.

La zorra, sin perder tiempo, rápidamente cogió la carne y le dijo:

- Amigo cuervo, si además de vanidad tuvieras entendimiento, nada más te faltaría realmente para ser el rey de las aves.

Moralejas:

Cuando te adulen, es cuando con más razón debes cuidar de tus bienes.
Quien te encuentra bellezas que no tienes, siempre busca quitarte algunos bienes.

Esopo66. Hermes y el leñador

Un leñador que a la orilla de un río cortaba leña, perdió su hacha. Sin saber que hacer, se sentó llorando a la orilla.

Compadecido Hermes de su tristeza, se arrojó al río y volvió con un hacha de oro, preguntando si era esa la que había perdido. Le contestó el leñador que no, y volvió Hermes a sumergirse, regresando con una de plata. El leñador otra vez dijo que no era suya, por lo que Hermes se sumergió de nuevo, volviendo con el hacha perdida. Entonces el hombre le dijo que sí era esa la de él.

Hermes, seducido por su honradez, le dio las tres hachas.

Al volver con sus compañeros, contóles el leñador su aventura. Uno de ellos se propuso conseguir otro tanto. Dirigióse a la orilla del río y lanzó su hacha en la corriente, sentándose luego a llorar.

Entonces Hermes se le apareció también y, sabiendo el motivo de su llanto, se arrojó al río y le presentó igualmente un hacha de oro, preguntándole si era la que había perdido. El bribón, muy contento exclamo:
-¡Sí, ésa es!

Pero el dios horrorizado por su desvergüenza, no sólo se quedó con el hacha de oro, sino que tampoco le devolvió la suya.

Moraleja:

La divinidad no sólo ayuda a quien es honrado, sino que castiga a los deshonestos

Esopo77.  El asno con piel de león y la zorra

Un burro  se vistió cierta vez con la piel de un león que encontró en el camino.

Los demás animales, al verlo, se asustaron y huyeron despavoridos, de suerte que el terror se apoderó de toda la comarca.

El burro feliz de saberse temido, se paseaba campante por prados y montes. Su amo, echándole de menos, fue en su busca; mas, al encontrar a león tan raro, se asustó sobremanera y huyó.

Poco tiempo después, al reparar el amo en las descomunales orejas que asomaban por entre la piel del león, se dio cuenta de la farsa. Se le acercó entonces, le quitó el disfraz, y lo molió a palos.

Moralejas:

Al mejor falsificador siempre le sale algún error

Quien engañar pretende, con el castigo aprende.

Un disfraz puede ocultar a un tonto pero no sus palabras

Esopo88.  La liebre y la tortuga

Una liebre y una tortuga se retan a una carrera para ver quién de las dos es más rápida. Evidentemente la liebre parte en cabeza y en poco tiempo coge una gran ventaja sobre su lenta perseguidora. Al verse con la victoria en el bolsillo el lepórido se permite sentarse a descansar a la sombra de un árbol y cae dormido.

Cuando despierta la liebre la tortuga ya está a punto de cruzar la meta y pese al esfuerzo de la liebre que trata en vano de retomar la cabeza acaba ganando la carrera.

Moralejas:

No hay que burlarse jamás de los demás.

La pereza y el exceso de confianza pueden hacernos no alcanzar nuestros objetivos.

Escrito en Emisiones Extranjeras, Noticias filatélicas.


4 Respuestas

Siga la discusión, suscríbase a RSS feed para los comentarios sobre esta entrada.

  1. Antonio López Jurado comenta

    Me alegra que se siga en la linea de divulgar la literatura. Hoy por hoy los escritos con moraleja caen en aquello de “lo políticamente correcto” y por ello como que se descartan. Sin embargo, el saber que Esopo fue antes que escritor esclavo es un dato que lo hace más valioso pues, en el fondo, les dice a los amos cómo deben comportarse pues los esclavos tienen el cuerpo encadenado pero no su mente.

  2. Jorge Cardona comenta

    Cordial saludo Señor Gerardo, encantados de leer sus escritos filatélicos y muy agradecidos por hacernos participes de ellos.
    Nos preguntabamos si existen artículos u obras actualizadas, sobre filatelia colombiana, que nos ayude a estudiar las diferentes variedades de las mismas. Conocemos el catálogo historico filatelico del señor Leo Temprano de 1984 y no más. Nos han dicho que el Señor Barriga sacó, el año pasado, un excelente catálogo, que aún no hemos podido ver en Medellín, y a un precio un poco alto.
    Nuevamente muchas gracias y que tengan, usted y los suyos, una buena Semana Santa.
    Cordialmente,
    Jorge Cardona

  3. Clara Rivera comenta

    Muy interesante. Gracias por la información.

  4. Anibal Palacios Silva comenta

    Apreciado Gerardo
    Como siempre tus artículos llenos de sabiduría y conocimiento, felicitaciones y continúa con tu labor didáctica por mucho tiempo.
    Cordialmente tu amigo Anibal



Puede utilizar algo de HTML

o, responda a esta entrada via trackback.

Subscribe without commenting