Muerte de Simón Bolívar (I)

Hoy 17 de diciembre de 2020 se cumplen 190 años del fallecimiento del Hombre de América, el Libertador Simón Bolívar.

Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783, y fue bautizado en la Catedral de Caracas con los nombres de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios de Aguirre Blanco Ponte y Andrade.

Simón Bolívar, siendo Presidente de la Gran Colombia, había convocado al llamado Congreso Admirable, el 24 de diciembre de 1828, con el objetivo de evitar la disolución de la Gran Colombia, redactando una nueva Constitución.

El Congreso Admirable finalmente se reunió entre el 20 de enero y el 11 de mayo de 1830 en Bogotá. Simón Bolívar presentó al Congreso su Renuncia a la Presidencia de la República, por motivos personales, el día de la inauguración del Congreso, esto es el 20 de enero de 1830.

La Renuncia solo fue aprobada el 4 de mayo de 1830, una semana antes de proclamar el Nuevo Gobierno bajo la Nueva Constitución.

Luego de aprobada su renuncia y de su decisión de dirigirse a Europa, recibió la noticia del asesinato de su amigo el Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, el 4 de junio de 1830, en las montañas de Berruecos – Arboleda, departamento de Nariño, cerca de San Juan de Pasto. En ese momento Bolívar se sintió solo y desengañado.

Simón Bolívar inició el viaje por el Rio Magdalena el 8 de mayo de 1830, teniendo como meta final Cartagena en nuestro territorio, para posteriormente dirigirse a Europa.

En el camino, y debido a una recaída en el estado de la salud de Bolívar, su comitiva se vio obligada a realizar una pausa en Santa Marta, para no empeorar el ya delicado estado de salud del Libertador.

Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración el 1 de diciembre de 1830.

A pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días, razón por la cual aceptó la invitación de su amigo y fiel a la causa de la independencia el español Joaquín de Mier y Benítez, y fue trasladado a la Quinta de San Pedro Alejandrino, al sur occidente de Santa Marta, donde llegó el 6 de diciembre. Bolívar fue atendido por el médico francés Alejandro Próspero Révérend.

El 10 de diciembre en horas de la noche, estando presentes algunos Generales colombianos, el dueño de la casa, varios amigos del Libertador y el Notario tuvo lugar la redacción de su Testamento y posteriormente la última Proclama dirigida a los Colombianos:

Colombianos mis últimos votos son por la
Felicidad de la Patria.
Si mi muerte contribuye
Para que cesen los partidos
Y se consolide la unión,
Yo bajaré tranquilo al sepulcro

El 16 de diciembre de 1830 se vio marcado por la máxima y más grave manifestación de los síntomas de la enfermedad padecida por el Libertador, siendo su momento más crítico en las horas de la noche.

Finalmente, Simón Bolívar falleció a los 47 años de edad: “murió el Sol de Colombia”, según el comunicado oficial. La defunción ocurrió a la una y tres minutos de la tarde del 17 de diciembre de 1830.

El 20 de diciembre de 1830 se realizó un desfile militar hasta la Catedral Basílica de Santa Marta donde fue enterrado. Los restos mortales de Simón Bolívar permanecieron allí hasta el 22 de noviembre de 1842, cuando fueron exhumados para ser trasladados a su país de origen, Venezuela, cumpliéndose así el mandato de Bolívar en su testamento.

Los restos mortales de Simón Bolívar llegaron a Caracas el 16 de diciembre de 1842 en medio de una gran celebración oficial y fueron inhumados en la cripta de la Santísima Trinidad de la Catedral de Caracas.

 

7 opiniones en “Muerte de Simón Bolívar (I)”

  1. Antonio López Jurado dice:

    Parece que la filatelia recoge la versión sostenida por la historia nacional. Pero según otros historiadores coinciden en que Bolívar llegó a Santa Marta muy aquejado en su salud, pero a partir de ahí empiezan las divergencias: no murió en la Quinta de San Pedro Alejandrino porque allí solo estuvo unos días y fue trasladado a otra residencia; que no fue Próspero Réverend el que lo atendió sino otro médico. Bueno, y no sé que más datos que ponen en duda lo que pasó realmente. ¿Quién será el interesado en hacer ver otra cara de esa moneda?, ¿Es que la primera versión fue una versión acomodada a ciertos intereses? Bueno sería que los investigadores de la filatelia contribuyeran a aclarar los entresijos para que brote la verdad. Todos ganamos con ello. Gracias.

  2. Dr. Ángel Armando Barragán de Alba. dice:

    Excelente y cuidadosa reseña del deterioro fatal y muerte del libertador Simón Bolivar.

  3. Muchas gracias, muy interesante.

  4. hermán cudris castañeda. dice:

    El Cuento es así:
    Luego de recibir la noticia del asesinato del hombre de su confianza, el Gen. Sucre, Bolivar se sintió muy solo y decidió irse para Europa. Llegó a Santa Marta un poco mal de salud por un «catarro» de esos tiempos que se salió de control tras el penoso viaje por el río Magd. desde Bogotá en la «Galeta Manuel» viaje custodiado por el barco gringo «USS Gram Pus» de la Armada. Llegó y se hospedo por varios días en la «Casa de la Aduana» atendido por su médico de cabecera el francés «Réverand» y la colaboración del médico gringo del barco de guerra de Estados Unidos. El catarro tomaba la delantera cada día que pasaba, no había remedio boticario que lo atrancara. Y como vainas del destino fue llevado a la finca San Pedro del español Joaquín de Mier.
    No se veía luz de mejora y fue entonces como Bolívar decide hacer su «Testamento» y la famosa «Proclama»para dejar las cosa en regla. Finalmente fallece e inmediatamente fue llevado al mismo lugar donde llegó: «La Casa de la Aduana». Allí el médico francés hace la autosia y extrajo los órganos y el resto del cuerpo fue embalsamado. El «Diagnostico Definitivo»fue de mucho misterio, solo se escaparon pequeñas cosas como la «Tisis Tuberculosa». Se hicieron dos días de velorio en el mismo lugar y finalmente fue llevado sus despojos a la Catedral, pero sin presencia del Obispo conservador llamado José María estevez.

  5. La figura de Bolívar siempre se verá envuelta en el halo de la controversia y de ahí que surjan las más disímiles versiones pero el verdadero y genuino filatelista es un competente investigador que aplica los principios de ética e imparcialidad para conocer de forma objetiva, veraz y certera la Historia Nacional y plasmarla a través de su colección de estampillas, porque con su colección está enseñando e ilustrando sobre cualquier o determinado acontecimiento, siendo también un gran Maestro que enseña con sabiduría.

  6. Gracias por la información. Está muy interesante.

  7. Eso de un catarro es un poco incorrecto, Bolívar esta muy enfermo, con diferentes problemas de salud, sin recursos económicos, psicológicamente perturbado y deprimido, en Cartagena pudo haber muerto como un mendigo tirado en la calle, salvo que algunas personal le reconocieron y quisieron ayudarlo.
    Fueron mas de 3 meses esperando un barco que nunca llegó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *