Skip to content


Nociones de filatelia: 18: ¿Estampillas nuevas o usadas?

Cuando alguien se inicia en la filatelia, es evidente que comienza por coleccionar las estampillas sin una especialización determinada.  Pero se presenta inmediatamente la pregunta: ¿Hay que coleccionar estampillas nuevas o estampillas usadas, esto es mataselladas?

Sencillamente cada cual puede coleccionar sus estampillas según le plazca, pero también le conviene saber en que se embarca cuando toma la decisión.

Las estampillas nuevas son aquellas que no han sido utilizadas para la función para que fueron hechas, es decir no se han utilizado para el franqueo de correspondencia y de todo envío efectuado por correo, que tienen su imagen intacta en el anverso y su goma original en el reverso.

Las estampillas usadas son aquellas que han  circulado franqueando correspondencia y que generalmente tienen matasellos. Se les da también el nombre de estampillas usadas a las estampillas que sin tener matasellos o marca alguna han perdido por algún motivo la goma original.

Las estampillas nuevas tienen una cotización más elevada, en general, que las estampillas mataselladas o usadas. Cuanto más antiguas son las estampillas, mayor es el desfase entre la cotización de la estampilla nueva y la matasellada; pero todo está en función de la rareza.

Los coleccionistas de estampillas nuevas son  más numerosos que los coleccionistas de estampillas mataselladas o usadas, posiblemente por la facilidad de su consecución, de modo que la rareza es creada por la demanda.

En algunos casos, sin embargo, ciertas estampillas mataselladas valen más que sus gemelas nuevas, y esto debido a que muchas de ellas no tuvieron la ocasión de franquear correspondencia.

En conclusión, las estampillas nuevas valen casi siempre mucho más que las estampillas mataselladas, pero ciertas excepciones crean y confirman dramáticamente la regla.

No conviene organizar una serie completa con estampillas nuevas y mataselladas.  El resultado sería lamentable y el valor como mercancía quedaría disminuido.  Una serie completa debe constar de uno u otro tipo, jamás de los dos.

Para los que se deciden por utilizar estampillas usadas o mataselladas en sus colecciones, deben examinar detenidamente la calidad del matasellado, que las tintas no estén corridas y que los matasellados sean claros, definidos, que el dibujo o imagen sea lo más limpio posible, puesto que lo contrario se disminuye o se acaba con la belleza de las estampillas.

Debe procurarse también, para constituir una colección coherente, buscar el mismo tipo de matasello, redondo o cuadrado, en una misma serie.  Los matasellos que dejan visible el nombre de la población en la estampilla producen en general muy grato efecto.

Escrito en Nociones de filatelia.


0 Respuestas

Siga la discusión, suscríbase a RSS feed para los comentarios sobre esta entrada.



Puede utilizar algo de HTML

o, responda a esta entrada via trackback.

Subscribe without commenting