Skip to content


Nociones de Filatelia: 33. el Pliego y la Hoja Filatélica

Las Estampillas no se imprimen o emiten en forma individual, es decir una por una, sino en láminas de papel, desde muy pequeñas láminas con muy pocas estampillas, llamadas Hojas filatélicas, pasando por medianas láminas con un número determinado de estampillas, conocidas como Hojas bloque o Minipliegos, hasta láminas con un gran número de estampillas, las denominadas Pliegos u Hojas.

Los jóvenes filatelistas deben comenzar a distinguir los diferentes términos filatélicos que se emplean para referirse a la cantidad de estampillas que se imprimen.

Pliego

El Pliego es la lámina de papel u hoja donde se imprimen las estampillas en un número determinado, generalmente mayor de 20, en una pasada de plancha o de máquina impresora. El Pliego puede llevar impreso en la parte superior el título de la emisión o datos como el número de control y otros.

La presentación de un Pliego consta de 24, 50, 60, 80, 100 estampillas, o en número superior tal como se hizo con el penique negro, que tenía 240 estampillas, distribuidas en 20 filas horizontales de 12 estampillas, sin dentar.

Al Pliego también se le da el nombre de Hoja, esto es la lámina que forman las estampillas antes de su separación, es decir el conjunto de las estampillas que forman una plancha. La Hoja se denomina en inglés sheet, feuille en francés, bogen en alemán, foglio en italiano y folha en portugués.

En el caso de Pliegos u Hojas con muchas estampillas, éstos generalmente se dividen en dos por medio de un troquel que no los separa completamente, sino que sirve de guía para doblarlos sin que se dañen; a cada uno de los dos fragmentos se los llama “panes”.

El Pliego u Hoja se diferencia de la Hoja bloque o Minipliego por el número de estampillas impresas, como se dijo mayor de 20, las que pueden tener el mismo diseño o diseños diferentes.

Hoja bloque

La Hoja bloque, también llamada Minipliego, es un lámina de papel que contiene un número determinado de estampillas, máximo 20, rodeadas de un márgen, que puede tener o no impresos diseños adicionales o complementarios a la emisión postal respectiva, como el título de la emision, inscripciones, bandeleta y números, control y elementos del proceso de impresión como cruces de calce de colores, fechas y otros.

La Hoja bloque o Minipliego se diferencia del Pliego u Hoja no solamente por el tamaño de la lámina, sino también por el número de estampillas en él impresas: contiene hasta 20 estampillas como máximo.

Las estampillas en la Hoja bloque o Minipliego, como en el caso del Pliego u Hoja pueden ser de un solo motivo o contener varias estampillas con motivos diferentes.

La Hoja bloque o Minipliego es lo que se denomina en inglés souvenir sheet, bloc-feuillet en francés, block en alemán, foglieto en italiano o folha bloco en portugués.

La mayoría de las últimas emisiones colombianas se han presentdo en este formato.

Hoja filatélica

La Hoja Filatélica, llamada también Hojita Recuedo, es una pequeña hoja que se emite especialmente para conmemorar algún suceso.

La Hoja Filatélica puede ser solamente una imagen conmemorativa en todo su diseño, sin que se haga evidente la estampilla, o puede tener las estampillas dentadas o no, y generalmente tiene inscripciones alusivas al acontecimiento conmemorado.

Aunque las Hojas Filatélicas se emiten especialmente para coleccionistas, se pueden utilizar postalmente como estampillas, ya sea en la forma de hojita entera o recortando la parte que presenta el valor facial, esto es la estampilla.

La Hoja Filatélica también es denominada en algunas partes como Hojita recuerdo o souvenir sheet en inglés, feuille de souvenir en francés, block en alemán, foglio del ricordo en italiano y folha da lembrança en portugués.

Carné

El Carné, conocido también como Librito, es una pequeña libreta, funda o estuche de cartulina, cartón o material similar, que contiene unas tiras de estampillas, iguales o diferentes en cuanto a valor facial y diseño, y que sirven para franqueo de la correspondencia en cualquier momento y lugar.

Dentro del Carné, las estampillas pueden estar sueltas o estar unidas a la cartulina por un margen de papel, o, si son adhesivas, estar unidas directamente a la propia cartulina del que se despegarán para ponerlas en un sobre. El Carné permite tener a mano las estampillas en buenas condiciones, evita que se doblen o manchen cuando se guardan en la cartera o en el bolsillo.

Los Carnés son muy usuales en otros países, donde incluso se venden con descuento sobre el valor facial de las estampillas.

Escrito en Nociones de filatelia.


5 Respuestas

Siga la discusión, suscríbase a RSS feed para los comentarios sobre esta entrada.

  1. José E Restrepo comenta

    Carné o Carnet?

  2. Juan Diego Uribe A. comenta

    Dejemos el concepto “Pliego” para lo que siempre fué: muchas estampillas (25, 50, 100) de un solo motivo,con márgenes no muy amplios, número de control y a veces título.
    “Bloque” para estampillas con diversos motivos y diseños adicionales a los lados. La “moda”.
    Y “Hojita Filatélica” para lo que siempre fué.
    Pongámonos de acuerdo entre tratadistas, filatelistas y comerciantes, para ver si logramos “educar” a las “autoridades filatélicas” y, por Dios, adoptan una política de estilos de emisiones, y no nos sorprendan en cada emisión.
    ¿Han visto que los autores de Catálogos ya difieren en cómo llamar las emisiones colombianas?

  3. Pablo (yo) comenta

    Excelente artículo, para evitar muchas ambigüedades que se ven en el uso de estos términos.

  4. Dr. Ángel Barragán. comenta

    Nuevamente para variar esta sección de Nociones de Filatelia, ¡excelente! A cada cosa hay que darle el nombre que le corresponde, sobre todo su uso en español, pues los barbarismos, principalmente Galicismos y Anglicismos abundan y si hubiera algún término de controversia, pues a ponernos de acuerdo.
    Felicidades.
    drabda.

  5. Prof. Jorge Casalia comenta

    Permítanme hacer un agregado a la excelente información a que nos tiene acostumbrados Gerardo, destinado a los nóveles coleccionistas, para su mejor entender.

    Hoy los medios tecnológicos y la automatización de éstos, hace casi imposible incurrir en “errores de emisión”, a que nos acostumbraban antiguos impresores, cuando en el momento de ingresar la plancha de papel para su impresión cometían dos errores muy comunes:
    a) poner una lámina de diferente tipo del papel habitual (por terminar una tanda o quedarse momentáneamente sin papel hasta su reposición), y/o
    b) poner un papel que por distracción se doblaba en uno de sus angulos y salían impresiones “VARIEDADES” que hoy tienen muy alto costo de catálogo, por su mínima existencia.
    También ocurrían errores por la diferente calidad de tinta que se le agregaba y producía diferencias visuales de color/tono.
    Claro está, pensando que todo esto ERA ACCIDENTAL (no especulativo).



Puede utilizar algo de HTML

o, responda a esta entrada via trackback.

Subscribe without commenting