Skip to content


¿Coleccionista o filatelista?

El Coleccionismo es la afición a acumular objetos y técnica para ordenarlos debidamente.  A la persona que se dedica con cierta seriedad a hacer un conjunto más o menos armónico de elementos, se lo denomina Coleccionista.

Hay coleccionistas de los más diversos y dispares objetos; por tanto hay tantas modalidades de coleccionismo como de objetos existentes. Así: se llama Numismática a la colección de monedas; Notafilia de billetes de Banco; Viñetofilia de viñetas; Vitofilia de vitolas de los cigarros; Medallística de medallas; Filumenia de cajas de fósforos; Lotofilia o Loterofilia de billetes de lotería; Maximofilia de tarjetas máximas; Cartofilia de tarjetas postales.

El coleccionismo de estampillas, llamado Filatelia, tiene su  inicio, según los historiadores, en la misma fecha en que apareció la primera estampilla, el Penique negro, en Gran Bretaña, el 6 de mayo de 1840. Este coleccionismo es el más difundido en el mundo.  Se calcula que hay más de 100 millones de personas, dedicadas a esta actividad, a las cuales se les da el nombre de Filatelistas.

Mucho se ha escrito sobre los coleccionistas. También se los ha clasificado de las más variadas formas. Una clasificación muy difundida los designa como: a) principiantes, b) medios y c) avanzados.

Otra clasificación, sumamente práctica, distingue simplemente: juntadores, coleccionistas propiamente dichos, filatelistas  y expositores.

La diferencia entre estas clases se puede establecer del siguiente modo:

El Juntador es el coleccionista que amontona estampillas sin preocuparse de su estudio y conocimiento. Le interesa más la cantidad que la calidad, no le importa el estudio y menos la competición. Almacena sus estampillas en cajas de cartón, preferencialmente.

El Coleccionista es el que reúne y ordena las estampillas para formar una colección.  Privilegia la calidad y el estudio  sobre la cantidad. Ve la competencia con interés, pero como algo lejano.

El Filatelista es el que estudia y practica la filatelia. Le atrae el estudio más que la calidad y, por supuesto, la cantidad. Ve a la competencia como una manera de demostrar sus conocimientos más que su colección.

El Expositor es el que exhibe públicamente su colección de estampillas, efectos postales, o cualquier tipo de material relacionado con la filatelia. Solamente concibe el estudio como una manera de mejorar la parte de su colección que destina a la competición, que es lo que le interesa. La calidad le sirve en la medida en que mejora su puntaje y la cantidad lo tiene absolutamente sin cuidado.

En otros términos: el Juntador es un acaparador, el Coleccionista un seleccionador, el Filatelista un estudioso y el Expositor un practicante de la filatelia.

Escrito en Artículos.


Una Respuesta

Siga la discusión, suscríbase a RSS feed para los comentarios sobre esta entrada.

  1. Luis Angel comenta

    Estoy muy de acuerdo… y sobre todo con el resumen final. La verdad que seria de desear que se pudiera conjuntar en una misma persona todos los términos a excepción de “Juntador” por lo que conozco nos encaminamos cada vez más al Coleccionista y menos al Expositor, una lástima, pues en este último radica toda la esencia del filatelista.



Puede utilizar algo de HTML

o, responda a esta entrada via trackback.

Subscribe without commenting