Skip to content


Nociones de filatelia: 26. La carta

El 10 de mayo del año 2008 un grupo de Amigos de la Filatelia Temática en Colombia, Afitecol, le dirigió la siguiente carta a la Señora Colombia.
La carta, misiva o epístola, en términos simples, es un mensaje escrito que un emisor, llamado el remitente, le envía a su receptor, llamado el destinatario.
La carta tiene un contenido distinto para cada ocasión, ya que el mensaje es siempre distinto.

Partes de la carta: una carta, en general, consta de lo siguiente: ciudad y fecha del sitio de quien escribe la carta, esto es el remitente; el nombre, la dirección, la ciudad y el código postal de la persona a quien se dirige, es decir el destinatario; un enunciado de cortesía que une al firmante con el destinatario, esto es el saludo; la exposición del asunto que motiva la carta, el llamado texto; una expresión de caballerosidad que da término a la carta, es decir la despedida, y por último el nombre completo del remitente y su firma o rúbrica.

Una vez que se ha escrito la carta ésta se coloca dentro de un sobre. En el sobre, en el anverso, es decir la cara anterior, se escribe el nombre, la dirección, la ciudad, el país y el código postal del destinatario, mientras que el nombre y la dirección del remitente aparecen en el reverso, o sea la cara posterior del sobre.

Cuando se cierra el sobre, la carta está lista para ser enviada a su destinatario.

El pago para el envío de correo tiende a realizarse con el franqueado con estampillas, cuyo valor facial corresponde al importe de las tarifas vigentes en materia de envíos por correo, bien sea nacional o internacional.

En la anterior carta dirigida a la Señora Colombia trate de identificar sus partes.  Como práctica, escriba y envíe una carta a un amigo filatelista.

En la próxima entrega de Nociones de Filatelia hablaremos sobre el Correo.

Escrito en Nociones de filatelia.


2 Respuestas

Siga la discusión, suscríbase a RSS feed para los comentarios sobre esta entrada.

  1. Ricardo Oscar Fernández comenta

    Hoy en la época de los emails las cartas parecen llegar al desuso. Pero yo creo esto es parte del peligro de poner la tecnología “entre los hombres” y no al servicio de, como todo abuso. No reniego de todas sus ventajas pero creo que debemos empezar a ver sus desventajas a futuro. Estamos poniendo todo en la informática, pero si no tuvieramos electricidad, por algún motivo, mucha de nuestra cultura se perderá o dentro de no tan muchos años, los cambios de harware y de sofware, nos habrán hecho dejar en el camino no poco de nuestros registros históricos y cultura. En cambio la carta perdura más, no sólo no necesita otra energía que la propia de nuestro cuerpo sino que nos trae del otro no sólo un mensaje, también su escritura que habla de él y también su perfume. La concentración y paciencia para decir en poco mucho y allí el empeño y el interés demostrado por el otro hacia nosotros que es como una caricia o una bofetada. Y además de este aspecto personal, queda como documento accecible para la historia próxima a contar, sin depender de ninguna máquina para su acceso. ¿Cómo se comprenderían los procesos históricos de las revoluciones latinoamericanas sino fuera por las cartas? ¿Cómo se comprenderá la historia futura si muchas de su correspondencia está perdida en cintas, casetes, disquetes y discos caducos o que por no hacer copias en soportes removibles se perdieron al formatear las computadoras?. Las cartas son como un regalo, cuando llegan encierran un misterio, que sólo se devela al abrirlas, y aún así pueden dejar un aire de querer más, de nueva espera.
    Por eso amigo te felicito por promover su uso, si nuestros jóvenes no las usan desconocerán estos sentimientos internos que despiertan y habrán perdido la posibilidad de tener “CARICIAS” a distancia.

  2. Humberto Álvarez comenta

    Siempre la carta nos traerá un mensaje, aunque a veces no “happy”, si importante para nuestro diario vivir. Es parte de la comunicación de nuestra sociedad. Bienvenido este tema a nuestras colecciones.



Puede utilizar algo de HTML

o, responda a esta entrada via trackback.

Subscribe without commenting